Microbiota y Disbiosis

Publicaciones Destacadas

¿Para qué sirve el Omega 3?

Tener unos buenos niveles de omega-3 favorece nuestra salud general, porque este ácido graso poliinsaturado es esencial para el funcionamiento de nuestro organismo.

Todo en Microbiota y Disbiosis

Explora nuestro blog

Dermobiota: la microbiota de la piel

La piel es el órgano más extenso del ser humano, actuando como protección física, química y biológica ante agresiones externas. Estudios recientes basados en análisis de ADN revelan la existencia de ecosistemas microbianos cutáneos que se caracterizan por una gran complejidad y diversidad. En este artículo abordaremos esa relación entre microbiota y piel: la dermobiota.

Leer más »

Probióticos de IV Generación

¿Por qué no son todos los probióticos iguales? El secreto está en las cepas, el concepto más importante a tener en cuenta cuando hablamos de Probióticos de Cuarta Generación.

Leer más »

Microbiota Pulmonar: el Eje Intestino-Pulmón

La investigación del ADN bacteriano en el líquido de lavado broncoalveolar ha permitido que se tipifique de manera detallada la comunidad bacteriana, viral y fúngica de tipo residencial que está presente en cada una de las microáreas de nuestro aparato respiratorio.

Leer más »

¿Necesitas resolver tus dudas?

Consulta las preguntas más frecuentes sobre microbiota

Echa un ojo a nuestra lista de preguntas frecuentes. Es normal que todavía quieras aclarar conceptos básicos sobre la microbiota y los probióticos. Estamos hablando de un micro mundo enorme, en constante cambio y que requiere de un importante esfuerzo de atención e interés.

¡Depende! El laboratorio Bromatech cuenta con un vademecum de más de 15 productos… ¡todos probióticos! Esto tiene que ver con que cada una de las cepas que lleva incorporado cada producto son específicas para cada área de colonización intestinal.

No es lo mismo tener un problema en el colon, que en el intestino delgado o que en la boca del estómago, por una acidez, por ejemplo. Necesitamos poblar cada zona con sus “habitantes” autóctonos.

Por poner un ejemplo claro.. ¿Sabes que en la microbiota vaginal hay unos lactobacilos llamados de Döderlein? Pues cuando se administra un probiótico con este tipo de lactobacilos, estos actuarán directamente en la microbiota de la vagina, porque es donde deben ejercer sus funciones.

Los mejores probióticos son los que cumplen con dos características indispensables: ser de derivación humana y de IV Generación.

¿Por qué de derivación humana? Porque son los únicos que tienen bacterias que forman parte, de manera natural, de nuestro ecosistema intestinal. ¡No tenemos las mismas bacterias que una vaca! Por eso se habla de bacterias autóctonas (propias del ser humano), frente a bacterias alóctonas (que son de origen animal). 

Solamente las autóctonas pueden quedarse en nuestro intestino formando colonias. Las alóctonas únicamente tienen un efecto transitorio y las eliminamos por las heces

¿Y qué quiere decir de IV Generación? Pues que son probióticos que consiguen superar la acidez del estómago y llegar en condiciones de máxima vitalidad al área de intestino en la que deben ejercer su función. 

Una cepa probiótica es lo que designa a una bacteria concreta. Por resumir, las bacterias tienen género y especie. Cojamos un ejemplo:

  • Género: Bifidobacterium
  • Especie: bifidum
  • Cepa: BGN4

Esa nomenclatura alfanumérica es la que pone “nombres y apellidos” a la bacteria y gracias a la cual sabemos los beneficios que tiene, porque no todos los B. bifidum tienen las mismas propiedades. ¡El secreto está en la cepa!

Para seguir una pauta probiótica, es necesario estar supervisado por un profesional de la salud. Es importante saber que los probióticos se toman después de comer -con muy pocas excepciones-, porque las bacterias que forman parte de su composición necesitan encontrar alimento cuando lleguen al intestino. Si no, se mueren.

Los probióticos de IV Generación son como los del laboratorio Bromatech, con capacidad para atravesar el ambiente ácido del estómago y de actuar en aquellas áreas de colonización intestinal en las que ejercen funciones beneficiosas.

A la hora de elegir un probiótico, es fundamental que sea de IV Generación, porque además de ser capaz de sobrevivir a esa acidez estomacal, también estará formulado con cepas específicas de derivación humana. Si no se cumplen ambas características, no deberían ser utilizados como terapia, porque su efecto sería transitorio.

Nuestros Videos

Disfruta de nuestros webinars

Vuelve a disfrutar de nuestros directos en nuestro canal de Youtube.