Ep. 11 Microbiota y su relación con el deporte y la inmunidad

¿Qué vas a encontrar?

>> “María es la persona que está destinada, hecha, preparada y dispuesta a todo para ayudarte a recuperar tu salud, la calma e instaurar el deporte en tu vida”. Así te defines en tu web y después de esta frase cuentas tu propia experiencia personal como paciente. María, ¿qué fue lo que te hizo hacer click y te llevó a dedicarte a ayudar a cuidar la salud de los demás? (Minuto 02:20 )

Yo llevo enferma toda mi vida, yendo de hospital en hospital. He tenido asma, brotes, inflamación, ataques de pánico, aerosoles, alergias… Hubo una época de mi vida en la que yo salía de la puerta de casa y tenía que ir a Urgencias por la sintomatología tan grave que tenía.

Lo que me llevó a dedicarme profesionalmente a esto ocurrió hace más o menos diez años, cuando tuve una amenorrea de más de seis meses y me llamó mucho la atención un valor que me aparecía en la analítica: la testosterona libre, que estaba multiplicada por tres. Ya no era la máxima, sino mucho más.

Entonces yo noté que algo por dentro no estaba yendo como tiene que ir. En una situación así, necesitas soluciones, respuestas y hay que ponerse manos a la obra a investigar. Y ahí empezó todo.

>> Porque tú no venías del mundo sanitario, ¿verdad? (Minuto 04:02 )

Claro, yo vengo del mundo de las finanzas, hasta los 21. Hice el Grado medio, el superior, di el discurso… matrícula de honor. Y ojo, me sigue gustando este campo, pero fue un cambio del que no me arrepiento. Porque yo necesitaba aprender a cuidarme yo.

En este camino también intenté enseñar al resto de personas que tienen síntomas que no normalicen, porque muchas veces normalizamos lo que nos pasa. Llegan a consulta y les empiezas a preguntar sobre cómo se encuentran y hay cosas que las tienen totalmente asumidas.

>> Celiaquía, artritis reumatoide, lupus, síndrome de túnel carpiano… y, por supuesto, tiroiditis. ¿Qué tienen en común todas estas enfermedades? (Minuto 05:09 )

Muchas veces se mete a todas las enfermedades autoinmunes en un pack, pero, aunque realmente van juntas, unas son órgano específicas y otras son sistémicas. Es decir, unas tienen un órgano diana y otras van directas al núcleo. Lo que tienen en común es que en todas ellas los mecanismos fisiopatológicos a nivel de la autoinmunidad son los mismos.

Hay una pérdida de tolerancia inmunológica. ¿Qué significa esto? Pues que al fin y al cabo nuestro cuerpo deja de distinguir lo que es propio de lo impropio y se ataca al órgano o al tejido diana.

Sistémicas son artritis, lupus… Otra que es menos conocida en este sentido es la celiaquía. Mucha gente desde fuera la considera una alergia al gluten, pero cuando es diagnosticada como enfermedad es sistémica. Hashimoto sí que ataca de manera directa a un órgano diana, la tiroides en este caso. Lo mismo ocurre con la enfermedad de Graves. Lo que pasa es que, al fin y al cabo, acaba afectando a nivel general y por eso es muy difícil llegar al diagnóstico con un solo especialista.

Otros factores que todas estas enfermedades tienen en común son la permeabilidad intestinal, vitamina D baja, inflamación crónica, consumo de tabaco, estrés crónico… Por eso, a la hora de abordarlas, tienes que hacerlo igual, porque hay puntos a tocar que son comunes.

>> Te has especializado en las enfermedades inmunitarias, pero de manera muy concreta en la tiroides. Hipotiroidismo, hipertiroidismo, Hashimoto… Ayúdanos a poner un poco en claro todas estas patologías derivadas de problemas en esta hormona tan esencial. ¿Cuál es su papel en nuestra salud? ¿Por qué aparecen estos trastornos? (Minuto 09:10 )

La glándula tiroides interviene en el crecimiento, en el desarrollo, en el metabolismo, en el gasto energético… en la energía, que al fin y al cabo es lo que hace sobrevivir al ser humano. Yo siempre la llamo la brújula de la vida. Cualquier cosa que te ocurra a ti de manera externa te va a tocar la tiroides.

La tiroides lo regula todo, pero influye de manera muy directa en el metabolismo, que es lo que más les preocupa a las pacientes cuando empiezan con hipotiroidismo. El no perder peso, o, en el caso del hipertiroidismo, es que bajan de peso enseguida. De todas formas, también te digo que es muy complejo según el caso y vemos que no sólo depende del tema hormonal, sino también del estilo de vida de la persona.

Y a pesar de todo, sí que esta glándula es la gran desconocida y muchas veces hay una falta de entendimiento de los síntomas de las patologías asociadas a ella por parte de la población.

A mí no me suele gustar enfocar el hipertiroidisimo y el hipotiroidismo como una patología, sino como la consecuencia de lo que le ha pasado a una persona que a largo plazo, de manera crónica, que explique por qué tiene una falta o un exceso de hormona tiroidea. El cuerpo está hecho para adaptarse a la situación que tú le pongas, el problema es que esa exposición sea en un corto período de tiempo y otra es que sea crónica a largo plazo. La muerte de un familiar, un cambio de ciudad, un cambio brusco a nivel emocional pueden desencadenar una enfermedad autoinmune. 

A nivel de diferenciación, existen las patologías tiroideas no autoinmunes y las autoinmunes, como Graves o Hashimoto. Por ejemplo, la celiaquía no está dentro de enfermedad tiroidea autoinmune, pero sí es verdad que los valores tiroideos se ven afectados por esta patología.

A nivel de tiroides no autoinmune tendríamos el hipotiroidismo, que es lo que dicen que tienen la mayoría de pacientes, aunque muchas veces no te dicen si es autoinmune o no, porque te pueden mirar los anticuerpos 15 años antes, registrándose como autoinmune, no se lo dicen a la paciente y si 10 años después te preguntan, no lo sabes.

El hipotiroidismo es la falta de secreción de hormona tiroidea, mientras que el hipertiroidismo es un exceso de ella. Puedes fluctuar entre ambas, ojo. Yo tengo pacientes de Hashimoto que previamente venían con un hipertiroidismo de Graves.

Pero cuando la paciente tiene Graves y le dan yodo radiactivo o le queman la tiroides, puedes transformar una autoinmune en un hipotiroidismo. Este es uno de los tratamientos, sino lo normal es tomar Eutirox o Tirodril, cuando son situaciones más graves.

>> ¿Y cuáles son esos factores que pueden hacer que una persona acabe padeciendo hipertiroidismo o hipotiroidismo? (Minuto 13:42 )

Vacunas, exceso de medicamentos, antibióticos, cambios de ciudad, un golpe fuerte de estrés, una mala alimentación… y una predisposición genética. Pero a día de hoy, en el mundo en el que vivimos, aunque no tengas predisposición genética cada vez salen más personas con enfermedades autoinmunes que se han cuidado toda su vida, que no tienen ningún historial familiar y que las padecen. A día de hoy sabemos que, al paso que vamos, acabamos todos con enfermedades autoinmunes.

>> La alimentación y el deporte son dos pilares fundamentales a tener en cuenta para tratar estas enfermedades y, en general, para cuidar de nuestra salud. Ambos son, además, factores que impactan mucho en nuestra microbiota. ¿Cuán importante consideras que es la microbiota para estas patologías? ¿La tenéis en cuenta en vuestras asesorías? (Minuto 17:45 )

En cuanto el paciente entra por la puerta, tengo que valorar cómo está su microbiota, el tipo de estrés que tiene y el ejercicio que realiza (o no). Si yo te pongo el pilar del descanso y el de la alimentación, si a nivel de suplementación para la microbiota no damos lo que necesita el intestino, no va a funcionar.

Al fin y al cabo, es como con la tiroides, cualquier cosa puede alterar la microbiota. Si haces un tipo de ejercicio específico puedes modificarla, ¡incluso un accidente de coche! Así que por supuesto hay que tenerla en cuenta.

Cuando empezamos a decir que algunos alimentos dañan la microbiota y empeoran la hiperpermeabilidad, hay personas que se niegan a aplicar esa dieta porque les falta información. Tenemos que entender que hay que mejorar nuestra alimentación para revertir la permeabilidad y cuidar nuestra microbiota.

>> Sobre el deporte se habla y se escribe mucho, pero no siempre con demasiado rigor científico. Por ejemplo, durante mucho tiempo se rechazó el ejercicio de fuerza, especialmente en mujeres. El paradigma ha cambiado y hoy sabemos, con la ciencia en la mano, que eso no es así, ¿verdad? (Minuto 20:52)

Es brutal.  A mí me escriben pacientes que me dicen que desde que me siguen se han animado a entrenar fuerza, eso es lo mejor que me pueden decir. Siempre ha existido la falsa creencia de que las mujeres tienen que hacer cardio y los hombres, fuerza, cuando los beneficios de la fuerza en la mujer son tremendos.

A nivel de oxígeno, del metabolismo, prevención de osteoporosis, de aumento de masa muscular, para perder grasa… Es que ya no me meto en temas médicos. Simplemente, para perder grasa se cree que hacer un montón de cardio te va a ayudar y no es verdad. Nada te va a hacer perder más grasa que el entrenamiento de fuerza. Es más, ya hay estudios relacionados con este tema y en casos como el de las amenorreas, lo primero que hacen es quitarte el ejercicio aeróbico y te dejan el de fuerza.

Los beneficios, ya sea a nivel de patologías autoinmunes o en general, cada vez se han demostrado mayores, por eso tiene que ir de lo primero en la lista.

>> Cuando llega un paciente a tus asesorías y te pide ayuda, ¿en qué situación te lo suele encontrar? Porque como sabemos, las enfermedades autoinmunes son una carrera de fondo, muchas veces sufridas con altibajos por su parte. ¿Cómo sueles orientar esas asesorías? ¿Qué dudas suelen trasladarte? (Minuto 23:15)

Según me llega a consulta, lo primero que hago es consultar su historial clínico: si tienen analíticas, disbiosis, tests de saliva… Hago una valoración global sobre cómo fue el parto, sus hábitos de vida, cómo está comiendo o cómo ha comido… Porque todo lo que se ha desencadenado ahora no viene solo de hace un par de semanas.

Con respecto a los probióticos, yo diseño una terapia probiótica específica según la patología acompañada de un cambio de alimentación o, si sospecho de algún tipo de SIBO o Epstein Barr, prefiero mandar primero algunas pruebas para saber después qué protocolo de probióticos aplicarle.

Esto es importante porque no todos los probióticos son iguales ni eficaces para según qué persona. Por ejemplo, hay cepas que son generadores de histamina. Entonces, si tengo un paciente con la histamina disparada, no pueden tomar un probiótico cualquiera. Por eso a veces cuando dicen que un probiótico le sentó mal es porque no era el indicado. El único que sí le sienta bien a todo el mundo es el boulardii, tengan la patología que tengan, y eso es un recurso maravilloso

Enterelle Probiotico Candidiasis microbiota

>> Antes hablábamos de microbiota, ¿has usado probióticos en tu práctica clínica? ¿Te gustaría compartirnos algún caso en el que te hayan resultado útiles, mejorando el cuadro del paciente? (Minuto 26:30)

Yo mando al 98% probióticos y yo también los tomo, porque creo que a día de hoy poca suplementación merece la pena de lo que nos venden y una de las que sí son los probióticos. Entonces, a no ser que tenga una sospecha de SIBO o de una mala digestión en la que no me atrevo a meterme antes de que le vea otro profesional y le haga el test de hidrógeno aspirado o lo que se necesite, si no sí que recomiendo siempre probióticos. 

>> ¿Qué es lo que más cuesta a tus pacientes de todos los cambios que les mandas? (Minuto 27:14)

El mayor impedimento que hay, yo te diría que es la gestión estrés. Porque yo te puedo poner la mejor alimentación, la pauta más específica de suplementos que tenga y el mejor entrenamiento, que como tengas un estrés crónico, no vamos a conseguir nada.

Si es que a día de hoy está demostrado que el estrés empeora la digestión y la microbiota. Necesitamos que el paciente arriesgue y que haga esos cambios, porque dependen exclusivamente de sí misma. Son cambios que hay que aceptar a nivel de hábitos.

>> La pandemia y toda la situación generada a su alrededor también ha impactado en nuestra salud. Incluso nos ha hecho repensar hábitos de vida y nuestra manera de cuidarnos. ¿Qué crees que deberíamos mejorar como sociedad para estar más sanos? (Minuto 29:20)

Ya sabes lo que son las redes. El ver una vida maravillosa, de mentira, y no entender que esos cuerpos no están al alcance de todo el mundo y es lo normal. Yo estoy muy metida en el mundo del deporte, tanto a nivel de competiciones como de entrenamiento, y hay ciertos cuerpos que la gente no entiende que se han estado trabajando durante años para estar justamente en esa tarima y en esa foto.

Eso no es algo que puedas mantener en el tiempo ni que sea alcanzable para todo el mundo. Hay una visibilidad en las redes de algo que no es real. Así que lo que yo haría sería decirle a la gente que deje de pasar tanto tiempo en las redes y que se vaya al campo o a la playa, que se vayan a pasar tiempo a la naturaleza. Es fundamental.

>> Siempre terminamos de la misma manera, pidiéndoos tres consejos (o los que quieras), para que cuidemos nuestra microbiota. Así que, María, ¿qué consejos nos das para mejorar nuestro rendimiento deportivo, fortalecer nuestro sistema inmune y cuidar nuestra microbiota? (Minuto 31:22)

Para el rendimiento deportivo, te diría que lo primero es el descanso. Lo que te va a hacer progresar es que te recuperes bien entre las sesiones. Que las sesiones semanales lleven la alimentación y el descanso necesario para que te recuperes bien. Y que no seamos estrictos con las dietas.

Para fortalecer nuestro sistema inmune, dieta antiinflamatoria y exposición al sol. Alejarnos todo lo que podamos de la ciudad y suplementación con probióticos, vitamina D, glutamina y cúrcuma.

En resumen, hay que aprender a gestionar el estrés, a alimentarse bien y cerciorarnos de que tenemos un buen descanso.

Visita Nuestras Categorías:

Puede que también te guste

Deja una respuesta